Skip navigation

Category Archives: pedagogía

[Texto: “El poder de las redes” (2005-2007), de David de Ugarte]

Me descargué hace unos días “El poder de las redes” de David de Ugarte, mientras anotaba la versión en pdf recordé que ya me lo había bajado hace tiempo y encontré la versión que había impreso y encuadernado en su momento. Descubrí entonces que en la última versión había desarrollado un nuevo capítulo: “Mumis y efectos red”. Ya he comentado sobre el concepto de “mumi” anteriormente, el enlace les remite a la explicación dada en la Indianopedia. En términos generales plantea un nuevo modo de ser empresa articulándose y desarrollándose a partir de ofrecer servicios gratuitos, explícitamente el ejemplo actual es Google, y Facebook y Tuenti y …

En mi caso particular abrí una cuenta de correo electrónico en Gmail porque por un lado me permitía almacenar todos mis correso sin necesidad d eborrar ninguno y por otro lado no los tenía que organizar por carpetas sino por etiquetas, un concepto de organización de la información novedoso en su momento y que se ha popularizado a todo tipo de servicios. Con el tiempo Google ofreció “Picassa” para gestionar las fotos, y más adelante ofreció servicios ofimáticos online, y siguió con otros y otros servicios. Nada me ataba a Google, podía tener mi cuenta de correo con ellos y mis fotos en Flicker, y mi blog en WordPress. Y entonces Google creo “Chrome”, un navegador más, más “pequeño” que otros, pero un navegador más. Y entonces Google creó “Waves” y repentinamente todos sus servicios online encajaban en una sola pantalla. Y entonces Google creó “Chromium”, un sistema operativo, un sistema que se integra directamente con el hardware de las máquinas, un sistema que permite encender el ordenador y entrar… en “Google”; ¿”Internet”? ¿Y eso qué es?: Schmidt cínico, Schmidt falaz

Y entonces Microsoft ofrece distribución de su sistema operativo para los infantes españoles a un módico precio y el estado español lo acepta (!). No lo impone por eso de las Autonomías, pero acepta que éstas se gasten el erario público en dicho sistema: propietario, cerrado y “oscuro”. Y entonces se hace necesario recordar que no queremos una vida “gratuita”, donde todo se nos da graciosamente gratis, que no nos hemos manifestado (de Scroogle Scraper les hablo en otra oportunidad 😉 para que se mueran de hambre los profesionales de la creatividad, “Nos” hemos manifestado para que el conocimiento fluya y podamos usar, controlar y modificar las herramientas para ello, según nuestras necesidades. Necesidades colectivas, colaborativas, participativas, en definitiva lo que hoy en día creemos como una forma de ser en en sociedad, conectados, creando redes. Y cuando se trata de educar no es lo mismo dotar a los niños de una caja negra que de una cajita de música (me imagino al infante frente al monolito de 2001 contrapuesto al que destroza el cochecito de cuerda para ver que miércoles lo hace funcionar). En este portal de educación ofrecen una detallada comparativa: “Software Libre y Software Privativo – Dos modelos de enseñanza“.

Schmidt cínico, Schmidt falaz